TÉ BLANCO, EL TÉ DE LA BELLEZA


Cuando venís a la tienda a por vuestro Silver Needle siempre tenéis dudas sobre su preparación, propiedades y diferencias con otros tés blancos.
Hoy intentaremos arrojar algo de luz sobre esta maravillosa y elegante variedad, la más afamada y de mayor calidad. Llena de leyendas y romanticismo, hará las delicias de los consumidores más exigentes.

Su origen se sitúa, como todos los tés, en China. Aunque hoy en día también se produce en India, Kenia, Indonesia o Vietnam. El chino sigue siendo el más habitual y de mayor calidad.
Las leyendas en torno a esta variedad nos cuentan cómo en China, el emperador Huizong, un sensible e intelectual artista, proclamó que con este té blanco se había alcanzado el summum de la elegancia y decretó que solo él podría disfrutarlo. Es así como en su país de origen todavía se veneran como a una joya estás deliciosas yemas.

Sobre su sabor, produce una infusión ligera pero con gran complejidad gustativa con toques que van desde el más floral, a los especiados, tostados y herbales.

Su aspecto, si la calidad es óptima, debe consistir en yemas completas, recubiertas de una fina pelusa plateada, relativamente rectas y nunca acompañadas de hoja suelta.

Esto nos lleva al proceso de recolección. La mayoría de los tés incluyen hoja y yema o brote. Para un Silver Needle de calidad se recogen solo las yemas del té, esto será considerado un té del más alto grado. Dado que cada aguja ha de seleccionarse, recolectarse y secarse a mano es un té muy mimado desde los primeros estadios de la planta, que deberá protegerse de las adversidades climáticas, el estrés que pueda sufrir el arbusto y las plagas.

El resultado de este elaborado proceso es una infusión con unos contenidos altos de L-teanina y polifenoles o antioxidantes.
La L-teanina es un aminoácido que nos ayuda a concentrarnos y relajarnos y aumentar nuestro rendimiento de manera natural.
Por su gran concentración de antioxidantes se conoce habitualmente como el "elixir de la juventud" y es muy consumido en Asia por sus propiedades antiedad.
También posee cualidades metabólicas y es un gran diurético y regulador de los niveles de glucosa y colesterol.

Un gran mito sobre las "agujas de plata" es que son muy delicadas. No se pueden justificar las variedades de escasa calidad bajo el pretexto de que las yemas se parten porque son frágiles. Un té de calidad tendrá un brote rígido, ligeramente flexible, con cierta humedad y muy resistente. Debemos huir cuando veamos esta variedad de té con los brotes rotos, acompañados de hojas sueltas o de color poco uniforme. Darán una infusión mucho menos cristalina, más amarga a más brote roto contenga y de peor calidad en la que habremos perdido gran cantidad de propiedades. Si vas a consumir algo tan delicado y con un precio elevado, lo mejor es decantarse por algo que al ojo ya tenga un aspecto extraordinario.
La infusión debe ser brillante, clara, con un tono dorado muy pálido y de sabor ligero, delicado, floral pero nunca amargo. Si los brotes son de calidad deben aguantar perfectamente una temperatura por encima de la ideal (80°C) sin quemarse, romperse o enturbiarse.

 

 

Preparación


Como hemos dicho antes, los brotes son duros y permiten perfectamente su manipulación. La pelusa que los recubre los protege del frío, la humedad y el agua, por lo que necesitará un poco más de espacio y cariño así que lo ideal es añadir las agujas en un infusor que sea lo suficientemente grande como para permitir un infusionado uniforme. Hay que asegurarse de cada aguja queda cubierta por agua y que está pelusilla que las protege no las haga flotar.


Añadiremos un mínimo de tres gramos a una taza de agua a 80°, lo dejaremos reposar 1 minuto y como mucho otro más, dependiendo de la intensidad de sabor que queramos conseguir. Para acertar con la medida de los 3 gramos hay que tener en cuenta en gran volumen y poco peso de esta variedad. Una cucharada sopera debería ser suficiente para una taza. Si hablamos del método tradicional, en China, se prefieren teteras de vidrio fino con infusor del mismo material, lo que permite, no solo disfrutar de la visión de las agujas infusionadose si no también controlar de manera más exacta la temperatura uniforme del infusionado. Por norma general, las teteras de hierro, terracota o cerámica son más utilizadas para infusiones más oxidadas o terrosas como el té oolong o el pu erh.

 

¿A QUÉ ESPERAS PARA PROBAR NUESTRO SILVER NEEDLE?

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Sarai (martes, 10 agosto 2021 10:52)

    Qué maravilla de té el agujas de plata, tengo que decir que el vuestro es el mejor que he probado. Si no lo tomo para desayunar no soy persona �